Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (67)
Amistad (118)
Amor (2583)
Cómicos (34)
Consuelo (55)
Cortos (104)
Eroticos (82)
Familiar (64)
Fechas especiales (31)
Infantiles (71)
Nostalgia (334)
Otros (551)
Pensamientos (614)
Religioso (78)
Traición y odio (93)

Hojas Creativas

Publicidad


LOS MOROS RINDEN LA FORTALEZA DE SALVATIERRA


  Los moros rinden

la fortaleza de Salvatierra  

I

Protectora de la cruz se alza

coronando la montaña

la fortaleza cristiana de Salvatierra,

su fiel y leal guardiana.

II

Punta de lanza en defensa

 de la frontera castellana.

Orgullosa la Orden de Calatrava

se siente de ser su fiel guardiana.

III

Los primeros rayos de la mañana

 iluminan sus altas almenas,

 donde el Maestre con mirada serena,

observa el avance de las huestes sarracenas.

IV

Sus redobles de tambor crean pavor

 en la comunidad cristiana,

cuando los almohades vienen dispuestos

 a destruir la fortaleza de Salvatierra.

V

La caballería cristiana

desciende por la ladera

con sus pendones al viento

 y en formación de guerra.

 VI

El estruendo de los cascos

 por el trote de sus corceles

se funden con el estrepitoso tronar

 de los tambores.

VII

Suave brisa ondea su enseña

exhibiendo con orgullo su cruz negra.

Las huestes del Califa avanzan por la llanura,

sin esperar el ataque sorpresa

 de la Orden de Salvatierra.

VIII

En cúneo con sus lanzas en posición de ataque

y a galope tendido, entraron los cristianos en combate

contra la inmensa marea sarracena,

dejando de cadáveres y sangre cubierta la arena.

IX

Ante el arrojo cristiano en el ataque,

el pánico de los moros se apoderó,

sin tiempo a poder reaccionar,

los templarios varias cargas les lanzó.

X

Los cristianos lucharon con valor

 impidiendo ser rodeados

por la inmensa marea negra

ante tan desigual contienda.

XI

Con astucia consiguieron evadirse de la lucha

y refugiarse entre las murallas de Salvatierra.

Los moros sitiaron la fortaleza cristiana,

impidiendo la entrada de suministros y agua.

XII

Al rayar el alba los moros atacaban la fortaleza

con infernales catapultas de guerra,

 sus proyectiles el cielo sobrevuelan

impactando en las murallas de Salvatierra.

XIII

Una nube de flechas oscurecía el azul del cielo,

cada día se repetía el mismo infierno.

La muerte entre los muros les acechaba,

 sus ataques de sangre cristiana la tierra regaban.

XIV

En la oscuridad de una noche nublada

un emisario con sigilo salió de la fortaleza,

burlando la vigilancia sarracena,

auxilio a su Rey pedía para socorrer Salvatierra.

XV

Con gran dolor en lo más profundo de su corazón,

el Rey, autorizó la rendición de la fortaleza,

por no contar con suficientes soldados en el reino

 para poder combatir al colosal ejército sarraceno.

XVI

Sus ataques abrían grietas en las murallas

que los templarios con gran esfuerzo arreglaban.

Abatidos por la enfermedad y el hambre,

tras largo asedio los cristianos se debilitaban.

XVII

Por sus cuatro costados sangraba la fortaleza,

ante la muerte incesante al pie de sus murallas.

 Los cristianos sin fuerzas rindieron Salvatierra

y en las torres los almohades izaron sus banderas.

Firmado: Fidel Tello Costero.

 



Fecha: 05/12/2017Autor: FielE-mail: fielcampeador@gmil.comVisitas: 66

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2017
info@hojascreativas.com


Micropar
www.micropar.com