Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (91)
Amistad (138)
Amor (3312)
Cómicos (38)
Consuelo (72)
Cortos (159)
Eroticos (96)
Familiar (74)
Fechas especiales (48)
Infantiles (77)
Nostalgia (457)
Otros (686)
Pensamientos (803)
Religioso (88)
Traición y odio (127)

Hojas Creativas

Publicidad


El Cid Campeador


 

  El Cid Campeador

I

Caballero de temple de acero

 gran luchador victorioso,

admirado por sus hazañas

 por moros y cristianos.

II

Con sus victorias,

 luz a la cristiandad aportabas,

por su valentía y lealtad

 el prestigio ganabas.

III

Valeroso Caudillo

 que por el noble Rey Sancho II, luchó,

en la contienda que a reyes hermanos enfrentó

de los reinos de Castilla y León.

IV

Con valentía vencías

las batallas de Golpejera y Llantada,

vencido el Rey leonés

en Toledo prisionero dejaste.

 V

En el cerco de Zamora

el gran Rey Sancho la vida perdía,

inmensa tragedia

 el Rey leones en cautiverio recibía.

VI

Por derecho real,

el cetro de Castilla y León recuperó.

Por méritos a la corona,

 el Cid, de vasallo quedó.

VII

Algarada sarracena,

 la fortaleza de S. Esteban de Gormaz atacaba

sembrando muerte y saqueo,

y a indefensos cristianos apresaba.

VIII

Inmenso dolor al Campeador

 la trágica noticia causaba,

el corazón escuchaba

 y por las bravas la justicia se tomaba.

IX

En represalia de cadáveres sarracenos

 la tierra sembraba.

Su campaña contra los moros

horror y malestar en ambos reinos causaba,

X

la noticia, como ave volaba

y al noble Rey consternaba,

enojado el monarca,

al Cid, en castigo desterraba.

 XI

Con angustia en el alma,

 al destierro se encaminaba.

Agotadoras jornadas,

al frente de su mesnada cabalgaba.

XII

A reyes moros y cristianos

 sus servicios y vasallaje brindaba.

El Rey moro zaragozano asilo ofrecía,

 y el Cid, vasallaje le juraba.

XIII

Alfonso VI, con su ejército a Sagrajas se apresuraba

 y a los almorávides en campo abierto batalla plantaba.

El caudillo moro estratégico plan aplicaba,

 al frontal del ejército cristiano con arrojo atacaba.

 XIV

Otra división, los flancos desorganizaba.

 El ejército cristiano rodeado y vencido quedaba.

Herido el rey cristiano, su muerte evitaba,

 destrozado medio de su ejército; a la fuga se daba.

XV

El Cid con su hueste, en la estrecha garganta

 del frondoso pinar de Tévar, acampaba.

Un contingente catalán el monte coronaba,

con sigilo y en son de guerra.

XVI

En la oscuridad de la noche, en el pinar se emboscaba.

Convencido que a la hueste cidiana burlaba.

El Cid, a sus capitanes para la batalla,

estratégico plan les trazaba.

XVII

Cumpliendo su plan, un grupo cidiano

en desbandada fingían que desertaban,

capturados por el ejército catalán,

falsa información sobre la batalla les facilitaban.

XVIII

Con gran ingenio lograron fragmentar

y a la vez debilitar al ejército catalán.

Al amanecer al campamento cidiano,

a la retaguardia por sorpresa atacaba.

XIX

Por su bravura en el combate no tenía rival,

gran poder en levante peninsular le proporcionaba,

por su fama, gran temor infundía al rival,

independizado, estableció su propio protectorado.

XX

Los almorávides junto al Cadí,

contra su Rey conspiraban,

en el silencio de la noche

 de Valencia se apoderaban.

XXI

Al Rey por sorpresa asaltaban

y con saña decapitaban,

su cabeza para terror del pueblo

en lo alto de una pica clavaban.

XXII

Al recibir el Cid, trágica noticia se enojaba,

al frente de su mesnada con celeridad la ciudad sitiaba.

El ejército moro, ante la situación desesperada

urgente socorro al sarraceno reclamaba.

XXIII

El estrecho de Gibraltar con celeridad cruzaba

y a Valencia sembrando pánico se encaminaban,

al que se unían las guarniciones moras

por las taifas sarracenas que pasaban.

XXIV

El ejército moro durante su jornada aumentaba,

en Cuart de Poblet en provocación acampaban,

sus estrepitosos golpes de tambor asustaban;

 a Valencia el enorme ejército sitiaba.

XXV

Una parte del ejército cidiano,

la noche aprovechaba,

para salir de las murallas de la ciudad

 y a moros con estrategia burlaba,

XXVI

En la retaguardia del ejército moro,

 con sigilo se situaba,

y con astucia en medio de la maleza

se emboscaba.

XXVII

Otro contingente cidiano, salía por la puerta Culebra,

 en la vanguardia mora por sorpresa se colocaba.

El avance de la caballería mora provocaba,

encarnizado combate que ambos ejércitos libraban.

XXVIII

Estrepitosa retirada del contingente cidiano conseguía

que la caballería mora a todo galope les persiguiera;

maniobra, que rompía la inmensa formación mora,

extendida de Cuarte a Valencia, y el terror sembraba.

XXIX

El Cid con rapidez salía de la emboscada,

y a la retaguardia sarracena por sorpresa atacaba,

el pánico y el miedo a la hueste mora invadía,

al creer, que de un refuerzo cristiano se trataba.

XXX

El ejército sarraceno dividido

 y desorganizado quedó,

por su fortaleza y valor,

 abrumadora victoria a los moros consiguió.

XXXI

Por su valentía durante su vida,

ninguna batalla perdió.

El Cid hasta su muerte,

el reino de Valencia gobernó.

XXXII

Gloria y honor

a lo largo de la vida alcanzaste,

un lugar en la historia

por tus hazañas lograste.

XXXIII

Con letras de oro

 tus gestas escribiste,

a la historia contribuiste,

como el héroe que siempre fuiste.

 

----00----

 

 Agrada el poder recibir comentarios: positivos estimulan los sentidos y dan ánimo para poder seguir publicando trabajos; negativos en plan didáctico, ayudan a mejorarlos en creatividad, forma y fondo-GRACIAS-

 

  Firmado: Fidel Tello Costero

 

 

 



Fecha: 17/06/2017Autor: FielVisitas: 1268

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2020
info@hojascreativas.com


Pablo Morin
www.pablomorin.com