Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (91)
Amistad (138)
Amor (3327)
Cómicos (38)
Consuelo (72)
Cortos (160)
Eroticos (96)
Familiar (74)
Fechas especiales (48)
Infantiles (77)
Nostalgia (457)
Otros (687)
Pensamientos (819)
Religioso (89)
Traición y odio (130)

Hojas Creativas

Publicidad


Daniel


Hoy me salió este poema dedicado a mi marido Daniel, que se llama igual que el profeta bíblico al que las fieras no dañaban, protegido por Dios. Pronto lo pasaré también a versión audiovisual. Espero que os guste, ¡cuidado que es fiero! Por María Concepción Pomar Rosselló. ;)

 

DANIEL

 

 

A mi lado yace dormido un profeta,

Le contemplo con las fauces abiertas,

Secreta, construyendo para él un nido

De tiernas hojas de laurel ungido

Con leche y miel y palabras de poeta.

 

A mi lado yace dormido un guerrero

De corazón noble, aguerrido y sincero,

Y no hay quien le doble; con su dulzura

Conquista más él que la espada más dura

Y perdura más que el brillo frío del acero.

 

Y mientras tanto, alrededor de él doy vueltas,

La garganta ronroneante y las patitas inquietas,

Esperando el momento dulce de verle despertar

Tras pasar la noche contemplando su respirar,

Ansiosa por devorar sus besos de anís y menta.

 

Amor, soy una leona, soy una leona.

Mi lado oscuro es más potente

Que el de cualquier otra persona.

Soy una leona a la que el mundo ingente,

Por más que le insista la gente, no le doma.

Leona, que a su manada todo le consiente

Y en su trabajo da la vida y se desloma.

Amor, contigo puedo ser valiente…

Contigo llevo puesta una corona.

 

A mi lado yace dormido un pirata,

Sus ojos son chocolate fundido con reflejos de plata,

Su caricia me mata, me amansa y me somete,

Su mano entre mis zarpas es como si fuera un juguete,

En el instante en que se marcha el corazón se me quebranta.

 

A mi lado yace dormido un templario,

Su rítmico respirar es como incienso de santuario,

Contrario a la perpetua y contingente inquietud

De mi espíritu que busca convertirse en virtud

Y que él templa en quietud con su querer diario.

 

Y mientras tanto, alrededor de él suspiro

Me tumbo junto a él y como un animal me estiro,

Respiro el aroma de sus suaves cabellos fragantes,

Estrecho entre mis zarpas una de sus manos amantes,

Y me pongo a dormitar como un buen animalillo.

 

 

Amor, soy pura fiereza, soy pura fiereza.

Soy certera emoción que tan solo se somete

Con tu calor convertido en ágil destreza.

Soy pura fiereza a la que el corazón no le miente

Cuando este le dice que tú eres mi flaqueza.    

Fiereza, que busca brotar de la simiente

Que en mí plantaste al derrotarme en mi aspereza.

Amor, contigo puedo ser creyente…

Contigo alcanzo al fin a la pureza.

 



Fecha: 21/08/2017Autor: MariaConcepcionPomarRosselloVisitas: 223

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2020
info@hojascreativas.com


Pablo Morin
www.pablomorin.com