Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (89)
Amistad (135)
Amor (3225)
Cómicos (38)
Consuelo (68)
Cortos (132)
Eroticos (96)
Familiar (75)
Fechas especiales (48)
Infantiles (77)
Nostalgia (438)
Otros (679)
Pensamientos (766)
Religioso (87)
Traición y odio (125)

Hojas Creativas

Publicidad


QUIMERA



Tic Tac Tic Tac....

Las manecillas le han dado la vuelta al reloj.
Estoy impaciente y mi corazón late fuertemente, que está apunto de estallar.
Las horas se me hacen eternas, 
que temo no volverte a ver y perderte otra vez.

Un reencuentro después de tanto tiempo,
me hace temblar  y me hago tantas interrogantes, que comienzo a dudar.
Pierdo la calma, pero luego viene a mi la fe que me da, estar nuevamente junto a ti.

¿Llegué tarde? o ¿fuiste tu quien nunca llegó?. 
 Regresé una y otra vez al mismo lugar, 
donde quedamos de encontrarnos.
Caminé por los mismos senderos, 
en una mañana fría buscándote, 
pero solo te veía en mis recuerdos.

Me toco la cien, 
cierro los ojos  y  veo tu dulce sonrisa, 
tu cautivadora mirada y tus suaves manos acariciando las mías y me pregunto...
¿Por qué nunca llegaste vida mia?.

El olor a hierba mojada,  el canto de los pájaros y aquel pato en el estanque.
Tu y yo sentados viendo caer desde la montaña el atardecer y la luz de la luna acariciando tu bello rostro, anunciando su llegada.

Te imagino tan tierna, cuando tomados de la mano echamos a correr
y detrás  de nosotros esa lluvia,
que nos sorprendia implacable, 
aquella tarde de verano.

Las hojas secas cayendo y formando una alfombra debajo de ese árbol centenario. 
Que arropaba con su sombra esa  banca solitaria, donde  sentados observábamos las olas que golpeaban la orilla del mar.

Te dejé una mañana con un hasta luego
y solo encuentro el "tu y yo",
en aquel árbol donde juramos que...
"nada ni nadie nos iba a separar". 
Ah, pero más pudo el tiempo,
que el amor que nos juramos una vez.

Pero me doy cuenta que todo fue una quimera.
Pero no importa,  mi princesa.
Te buscaré  en todos los castillos que imaginamos y recorreré todos los  sitios que visitamos.

Grito hasta quedar sin aliento que ¡te amo!.
Eres el sol que ilumina mis mañanas.
La luna que alumbra mis noches
y el agua que calma mi sed, que sin ella no puedo vivir.

Por eso te esperaré, 
hasta que decidas regresar
y juntos continuar, esta historia de amor 
que un día empezamos.


Fecha: 21/04/2018Autor: FLORVisitas: 25

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2019
info@hojascreativas.com


Pablo Morin
www.pablomorin.com