Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (89)
Amistad (137)
Amor (3268)
Cómicos (38)
Consuelo (69)
Cortos (134)
Eroticos (96)
Familiar (75)
Fechas especiales (48)
Infantiles (77)
Nostalgia (447)
Otros (684)
Pensamientos (784)
Religioso (88)
Traición y odio (127)

Hojas Creativas

Publicidad


Nuestro amor a distancia


¿Te acuerdas amor? ¿Cuando nos emocionábamos ante los buenos días y las despedidas antes de dormir? En ese tiempo aprendí la forma que tienes de escribir y tus cambios de humor con tan sólo una coma, un punto o un emoticón. Pasé horas en el celular hablando contigo y a pesar de hacerlo todo el día, sentí que fue muy poco.
Aprendí que un enojo no es tan fácil de solucionar, porque no pude salir corriendo a preguntarte cuál fue el motivo de tu molestia. Cada ves que tenías un logro no podía correr a escucharte y a abrazarte, tenía que reprimir los deseos de mirar tus ojos, besar tus labios y decir lo orgulloso que estaba de ti.
Nuestras citas jamás eran como están acostumbradas. Una pantalla siempre estuvo obstruyendo la clara visualización de tu sonrisa, el tacto de tus manos y el olor de tu perfume. Y al caer la noche sólo quería llamarte para saber cómo te fue en tu día, lo que hiciste, lo que comiste y cómo la pasaste. Estuve pendiente de la hora en la que dormías, aunque te desvelabas más de la cuenta, y vigilaba la hora de tu despertar porque te conocía y porque te amaba. Recuerdo que los celos eran más frecuentes porque envidiaba a las personas que podían verte a diario y de aquellas que querían aprovecharse y conquistarte. Cuando te encontrabas mal, la impotencia me estrujaba el pecho pues no podía abrazarte ni acariciarte tu pelo, sólo podía llamarte para decirte que todo iba a estar bien. Las risas eran algo que valoraba tanto que cada día que las escuchaba, sentía ese terremoto en mi ser porque sabía que eras tú quién las provocaba. A menudo que pasaba el tiempo, el deseo de estar contigo eran cada vez más y más fuerte; imaginaba estar a tu lado viéndote prosperar, imaginando cada movimiento, pasó o acción; imaginaba la textura de tu piel, el aroma de tu fragancia, el brillo de tus ojos, lo bello de tu sonrisa. Valoré cada pequeño detalle que hiciste por mí, aprendí que los defectos físicos son los menos importantes cuando existe amor limpio y puro, nada de eso importa. 
!Por último, me sorprendí de lo GRANDIOSO QUE ES ENAMORARSE DE UN ALMA ANTES DE TOCAR SU PIEL¡


Fecha: 05/05/2018Autor: GoakeeperE-mail: levitgarciasinti@gmail.comVisitas: 77

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2019
info@hojascreativas.com


Pablo Morin
www.pablomorin.com