Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (89)
Amistad (137)
Amor (3275)
Cómicos (38)
Consuelo (69)
Cortos (134)
Eroticos (96)
Familiar (75)
Fechas especiales (48)
Infantiles (77)
Nostalgia (447)
Otros (684)
Pensamientos (789)
Religioso (88)
Traición y odio (127)

Hojas Creativas

Publicidad


Leyenda del rocío


Allá perdida entre los albores de las leyendas medievales, está escondida la de un joven de noble ascendencia que amó a una gitana.
 
La música sonaba con ritmos alegres, sonidos de lentejuelas y campanillas, que guiaron su blanca cabalgadura hacia el centro de una plaza.
Allí en medio de una alegre concurrencia pudo verla, danzando al compás y con la cabellera azabache ondeando al viento. El joven reparó en esos ojos límpidos, la sonrisa despreocupada y sus movimientos rítmicos.
La muchacha gitana reparó en su presencia, alto y elegante en su vestimenta, de pie junto a su caballo, sujetándolo por las bridas. Sus miradas al hallarse los elevaron a un mundo lejano, donde solamente ambos existían.
Con el tiempo ellos se dieron modos para encontrarse y dar largos paseos por el solitario bosquecillo de las afueras de la ciudad. Aprendieron uno del otro la esencia de sus sentimientos, percibieron casi con inocencia el nacimiento de un sentimiento que los unió con fuerza inquebrantable. En medio de cándidos besos supieron que deseaban estar juntos para siempre.
Más el sino es siempre cruel, no pasó mucho hasta que se supo de su romance. La familia del muchacho no aceptaba que la nobleza de su origen descendiera a una joven gitana.
Ellos no lo pensaron y una noche sin luna, él la subió en su montura. Partieron sin rumbo, ambos dejaron todo para vivir libres.
Fueron tiempos de felicidad, el joven noble endureció sus manos trabajando la tierra, la muchacha decoró primorosamente una derruida cabaña. Los matices de su amor y sus risas eran más deliciosos que el mismo paraíso.
La familia del noble joven no iba a permitir que su heredero escapara a su destino de un matrimonio por conveniencia y a heredar fortunas que él no deseaba en absoluto.
Aciago fue el día que los hombres enviados al fin lograron dar con la pareja. Iban armados y a caballo. El joven tomó de la mano a su hermosa gitana y corrieron por en medio del follaje.
No faltó quien determinó poner fin a todo, en un intento por acabar con la gitana lanzó mortal flecha dirigida a ella. Más el enamorado puso su propio cuerpo como escudo para protegerla.
Sintió como su mano soltaba la de ella, su vista en el verdor de la campiña y luego la oscuridad que cayó sobre él como un manto despreciable.
Los acosadores luego relataron que la gitana sintió tan acuciante dolor al ver a su amado muerto, que se diluyó ella misma en medio de un grito ahogado. Se convirtió en gotas de lágrimas y se mimetizó en medio de la floresta.
Cada mañana la gitana sale a buscar a su amor perdido, se manifiesta como gotas de rocío y las flores comparten su eterno dolor. 


Fecha: 23/04/2019Autor: SnakeE-mail: bruceviladavila@gmail.comVisitas: 68

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2019
info@hojascreativas.com


Pablo Morin
www.pablomorin.com